Blogia
el viento

aldo novelli - argentina

Medio Oriente                                      

En la pared, había unos gorriones; de pronto,  

  su estiércol caliente cayó sobre mis ojos.     

                                         Tobías.-

Gorriones sin cabeza

vuelan desconcertados

entre delicados hilos de sangre. 

               

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres