Blogia
el viento

PAZ Y DESARME

israel, un estado terrorista

por Adolfo Pérez Esquivel

 Los responsables de la barbarie

tienen que parar la locura en que se encuentran. 


 15 de julio de 2006  

Siempre he apoyado al pueblo judío; un pueblo que sufrió el Holocausto, la diáspora, persecuciones, torturas y muerte, pero que tuvo dignidad , resistió a la opresión y luchó por sus valores religiosos, culturales y unidad del pueblo. He señalado en forma reiterada, y sumado mi voz a muchas otras en el mundo, que el pueblo de Israel tiene derecho a su existencia ; pero que también tiene los mismos derechos el pueblo palestino, hoy oprimido y masacrado por el Estado de Israel.Es doloroso tener que señalar los comportamientos aberrantes que el Estado de Israel viene cometiendo contra el pueblo palestino, atacando, destruyendo, oprimiendo y masacrando a la población, mujeres, niños, jóvenes son víctimas de esas atrocidades que no podemos callar y debemos denunciar y reclamar ¡ BASTA! Se derribó el Muro de Berlín, pero se levantaron otros muros como el que Israel levantó para dividir al pueblo palestino. Creyendo que eso les da más seguridad, por el contrario genera mayor enfrentamiento, dolor y división. Pero los muros más difíciles de derribar son los que existen en la mente y el corazón, los muros de la intolerancia y el odio. Los ataques la destrucción y muerte en Gaza y el Líbano y las amenazas permanentes a otros pueblos, han llevado al Estado de Israel a transformarse en un Estado terrorista, utilizando las torturas, los ataques a la población civil donde la víctimas son mujeres y niños. ¿Hasta cuando continuará esa política del terror? Sabemos que no todo el pueblo de Israel está de acuerdo con la política de destrucción y muerte llevada adelante por el gobierno israelí, apoyado por los Estados Unidos y el silencio de los gobiernos europeos; cómplices del horror desatado en Medio Oriente. Están aquellos, tanto dentro de Israel y de Palestina, que desean el diálogo, la resolución del conflicto y el respeto a la existencia de los dos pueblos. Eso es posible si existe la voluntad política y de los pueblos en lograrlo, con el apoyo de la comunidad internacional. Lamentablemente las Naciones Unidas han perdido presencia, coraje y decisiones para poder aportar a la solución del enfrentamiento entre los dos pueblos, situación que pone en serio riesgo la Paz mundial. La ONU fue avasallada por las grandes potencias y la usan cuando responden a sus intereses y no a las necesidades de la humanidad. Es necesaria una reforma profunda y democratizar sus estructuras y hacerlas más operativa y eficaz en bien de los pueblos. Es cierto que hay ataques y hechos de violencia desatados por sectores del pueblo palestino que reclaman sus derechos. No es a través de la violencia, que genera más violencia entre las partes, como se resolverá el conflicto. El Mahatma Gandhi decía que si se aplica el “ojo por ojo, terminaremos todos ciegos”. Los gobernantes del Estado de Israel se están quedando ciegos y arrastrando al pueblo al abismo. Es necesario que la comunidad internacional reaccione y detenga la locura de los gobiernos, antes que sea tarde. Pero más necesario es que los israelitas y los palestinos reaccionen y comprendan que no pueden seguir matándose. Los responsables de la barbarie tienen que parar la locura en que se encuentran, sin salida alguna. Deben hacerlo en bien de los pueblos y la humanidad.  Adolfo Pérez EsquivelPremio Nóbel de la Paz. Argentino, arquitecto y escritor.Altercom Agencia de Prensa de Ecuador. Comunicación para la Libertad.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Convocatoria

Amigos, el conflicto entre Israel y el pueblo palestino alcanza el rango de una tragedia histórica. Debemos romper el silencio; les propongo no solo que firmen el texto que les adjunto, sino que además lo hagan circular.
Un gran abrazo – Ramón Fanelli
 
Alejandro Horowicz
No hace tanto tiempo, las palabras judío y oprimido se cruzaban con alguna adecuación. Era la época en que Albert  Memmi y su categoría de colonizado gozaban de inusitado prestigio,  en que Jean Paul  Sartre promovía el diálogo entre la izquierda árabe y la israelí, en que la paz en Medio Oriente se vinculaba al avance de las fuerzas progresistas y revolucionarias del mundo entero.  Entonces,  resultaba exigible que el nacionalismo palestino aceptara el derecho a la existencia del  Estado de Israel, y que el sionismo admitiera que el Estado Palestino formaba parte de la agenda del realismo político. En contra de  los cálculos de muchos, ambas cosas casi sucedieron: Yasser Arafat, en nombre del pueblo palestino, y Itzjak Rabin, como representante del gobierno israelí, iniciaron las tratativas que debían desembocar en la autonomía nacional Palestina ( Estado Nacional Independiente) y en la normalización de las relaciones del Estado de Israel con todos sus vecinos árabes.

La paz parecía ganar cuerpo y espacio, la reacción de ambos campos retrocedía,  al menos, en la legitimidad de la batalla discursiva. Pero Rabin fue asesinado por un complot teológico – fascista, primero, y los responsables del crimen ganaron las elecciones nacionales, después. A tal punto la sociedad israelí giró a derecha, que el agente que apretó el gatillo es una suerte de héroe popular que recibe en la cárcel cientos de cartas semanales de aliento y respaldo. La autonomía Palestina no solo no avanzó hasta concretar un estado independiente, sino que tras la muerte de Arafat la política oficial del gobierno israelí propone explícitamente destruir el pueblo palestino con el simple argumento de combatir y vencer terroristas. Es una acusación tradicional: la hicieron los nazis contra la resistencia francesa, la repitió la culta Francia contra el pueblo argelino,  insistió e insiste el gobierno norteamericano en Vietnam, Afganistán, Irán; la esgrimió en múltiples oportunidades el gobierno israelí en los territorios ilegalmente ocupados.  

La masacre actual excede todo lo conocido. No son los datos con su abrumadora evidencia los que horripilan, sino la repetición en medio del silencio cómplice del mundo llamado civilizado. Es preciso detenerla para que judío y masacrador no se vuelven sinónimos. Para que el carrousel de la muerte no añada gratuita barbarie sobre inenarrable dolor.

Los abajo firmantes exigimos la inmediata detención de los asesinatos militares, la apertura de negociaciones bajo control internacional para asegurar hoy mas que nunca el legitimo derecho de ambos pueblos a vivir en paz bajo sus respectivos gobiernos democráticamente determinados.          

Es preciso que las fuerzas democráticas, populares y progresistas del mundo entero  hagan saber que más tarde o más temprano los crímenes contra la humanidad no quedarán impunes, que la victoria militar sobre el pueblo palestino tiene un nombre inequívoco: genocidio, y que las masacres solo abren el curso de nuevas masacres. La única garantía para la seguridad de todos es la paz, las demás no solo son ilusorias, sino que han mostrado a lo largo de mas de medio siglo su sanguinolenta estela. 
Adhieren
León Rozitchner, filósofo, profesor universitario (UBA)Elsa Drucaroff, Escritora y crítica literaria. Alejandro Horowicz, ensayista, profesor universitario (UBA) Antonio Dal Masetto, escritor. Ángela Pradelli, escritora  Gigliola Zecchin (Canela), escritora y periodista cultural (Buenos Aires)
 Jorge Accame escritor (Jujuy) Elena Bossi (escritora Jujuy) Jorge Ariel Madrazo, escritor Ramón Fanelli, escritor, psicoanalista. Nina Torres, egresada de Escuela de Escritores, SOGEM y profesora-investigadora Universidad Autónoma Metropolitana, UAM, México. Juan Carlos Gimenez   director de La revista literaria AMARU Aníbal Jorge Sciorra, escritor (Buenos Aires)Luis Francisco Houlin, poeta María Rosa León (Escritora) Ricardo Costa Winston Morales Chavarro, poeta y narrador. Manuel Lozano ,escritor, Presidente,  Fundación FIED Daniel Battilana, Poeta, ensayista, sinólogo  Ph. D. K´s. C. L Roberto Glorioso  Alberto Fernandez, escritor Isabel Victoria Krisch.  Profesora, Correctora Literaria, Escritora. María Gabriela Piccini, poeta Pablo E. Cattáneo, músico Guido Cattáneo, niño Rubén Vedovaldi, poeta DNI 8.375.155 (Rosario, Santa Fe, Argentina) Mirta Cevasco, Lic. en Psicopedagogía, Poeta e Investigadora de Historia Argentina. Emilse Zorzut, escritora, psicóloga clínica. (La Plata) Reinaldo Cedeño, periodista (Cuba)  Carlos Penelas, poeta Claudio Portiglia, poeta José Antonio Cedrón, escritor argentino; docennte en el Centro Morelense de las Artes (Cuernavaca, México) Cristina Pailos César Guerreiro Murta Esther Pagano, escritora (Argentina) Alfredo Lemon, abogado, poeta, escritor, Blanca Rizzo, Bailarina y coreógrafa y parte de COCOA datei (coreógrafos contemporaneos asociados) Susana Szwarc, escritora Liliana Heer, escritora y psicoanalista Tisocco Gustavo, médico, escritor. Celina Vautier, poeta (Ciudad de Buenos Aires) Maria Elena Sancho.artista visual,escritora-Argentina  Elena Llobera abogada,  investigadora, escritora.  Gustavo Mac Lennan, actor y periodista FODEMA Red Nacional  de Medios Alternativos Fanny Garbini Téllez, docente, escritora. (Bahía Blanca, Buenos Aires) Martín Andrade, escritor, poeta Cristina Castello,  Poeta y periodista Nelson Cordoba, Politólogo, Ex Alcalde Localidad 4 Bogotá D.C. Lic. Leonor Calvera, Escritora y poeta  Ivonne Bordelois Raúl Novau, escritor, (Misiones) Silvia Camerotto, escritora José-Augusto de Carvalho, poeta  Si alguna otra persona quiere adherir puede hacerlo directamente al mail noalgenocidio@gmail.com 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres